Conoce la dieta del grupo sanguíneo

Podemos sentir tu expresión de perplejidad: “¡Una dieta por tipo de sangre, y luego qué más!” De hecho, hay algo para ser escépticos… Pero antes de juzgar, ¿por qué no descubrir este concepto imaginado por un naturópata en la década de 1980? Ya sea que sea O, A, B o AB, descubre los alimentos que podría favorecer para combatir la disminución de la forma, los kilos de más y el estrés sin privarse.

Para algunos, la dieta por grupos sanguíneos es descabellada, para otros parece un impulso para encontrar la dieta más adecuada para su cuerpo. Para hacerte una idea más precisa de esta dieta y la dieta a adoptar según tu tipo de sangre, te damos algunas claves.

El equipo editorial de supersano.es advierte del riesgo para la salud de excluir determinados alimentos.

La dieta del grupo sanguíneo: qué es y cuál es su utilidad

¿El tipo de sangre influiría en la dieta? El trabajo de Peter D’Adamo, naturópata estadounidense, pretende destacar que determinadas lectinas (proteínas contenidas en los alimentos) son más o menos asimiladas por nuestro organismo en función del grupo sanguíneo al que pertenezcamos.

Por ejemplo, los individuos del grupo O digieren bien la carne roja, mientras que los del grupo A tienen dificultades para tolerarla. Después de años de investigación sobre sus pacientes y el cotejo de información médica, este médico tuvo la brillante idea de diseñar 4 dietas correspondientes a los 4 grupos sanguíneos, con el fin de que todos conocieran cuál es la dieta que es más exitosa para él.

¿Puedes engordar más con ciertos grupos sanguíneos? A priori, no. Pero con la dieta industrial actual muy rica en trigo y productos lácteos, las personas que pertenecen al grupo O pueden tener más dificultades que otras para perder peso. Aparte de esta excepción, debido a nuestra dieta moderna y sus comidas preparadas, las dificultades para perder peso no están relacionadas con el tipo de sangre.

¿Puede la dieta del grupo sanguíneo ayudar a perder peso? La dieta del grupo sanguíneo no es estrictamente una dieta para adelgazar. Es un estilo de vida saludable, un estilo de alimentación no transitorio pero que se irá adoptando con el tiempo. Y lógicamente cuando consumimos alimentos que nos convienen, estamos en mejor forma y alcanzamos nuestro peso justo.

Leer también: ¡Las 5 dietas que realmente funcionan!

Dieta para el grupo sanguíneo O

Su tipo de sangre es muy común: en torno al 43% de la población. Tu metabolismo sería bastante lento, no eliminarías todos los alimentos de la misma forma. Como resultado, no te guste tu amiga Babette que, después de quiche Lorraine y tartiflette, vuelve a los profiteroles de chocolate (en cualquier caso, ¡no sigas su ejemplo independientemente de tu tipo de sangre!). ¡Para ti, eso sería fatal!

Grupo-Sanguinio-Dieta
Imagen de Pixabay

¿Cuáles son los alimentos “correctos” para el grupo O en una dieta de grupo sanguíneo?

– Carnes rojas (¡sorprendentemente podrías consumir de 100 a 180 g, 6 veces a la semana!). Prefiera las carnes cuyos animales hayan sido alimentados con pasto. ¿Por qué ? Simplemente porque esta carne será más rica en omega 3.

– Tampoco te olvides de las verduras. Ten en cuenta que un tazón de verduras contiene tanto calcio como un vaso de leche. Debes incluir estos alimentos en cada una de tus comidas y, además, ofrecerte snacks elaborados a base de semillas y oleaginosas.

– Productos lácteos elaborados con leche de cabra u oveja.

– Si las frutas te atraen por su aporte de azúcar, no debes excederte, porque tienden a almacenar sus carbohidratos.

– Quinua, arroz, avena

Y aquí están los alimentos “malos” para el grupo O en caso de una dieta por grupo sanguíneo

– Productos lácteos elaborados con leche de vaca

– Trigo y sus derivados (evitar el gluten)

– Frutas cítricas, plátanos, melones

Consejos para adelgazar más rápido si estás en el grupo O:

Combina tu acción adelgazante con el deporte de resistencia. Caminar, correr y nadar serán tus mejores aliados.

Dieta para el grupo sanguíneo A

Su tipo de sangre es el más común: en torno al 45% de la población. Según los seguidores de esta dieta, estarías entre los más afectados por los efectos nocivos del estrés y tu figura sufre. Ya sea que desee bajar de peso o aumentar de peso, el estrés le impide asimilar adecuadamente su dieta.

¿Cuáles son los alimentos “correctos” para el grupo A en una dieta de grupo sanguíneo?

– Se le aconseja que limite los productos de animales. Carne, leche de vaca, huevos… Pero no te dejes llevar por la estricta dieta vegetariana. Necesita ingesta de proteínas.

– Se recomienda el pescado azul (caballa, sardinas por ejemplo).

– Saber que las plantas también son ricas en omega 3, especialmente soja en sus formas fermentadas (tofu …), semillas y oleaginosas.

– Consumir también a voluntad cereales, frutas y por supuesto verduras. En ausencia de carne, para no carecer de proteínas o aminoácidos esenciales, se aconseja combinar legumbres y cereales en una misma comida.

Estos son los alimentos que no se deben recomendar si tiene sangre tipo A

– Quesos hechos con leche de vaca

– Mariscos

– Carnes rojas

– Legumbres

– Ciertas verduras como tomates, berenjenas, papas

Consejos para adelgazar más rápido si estás en el grupo A

Combina esta nueva dieta con métodos de relajación para aprender a soltar la vida cotidiana. Si no eres fanático del yoga y otras técnicas de meditación, date un capricho: una sesión de boxeo, una buena noche con amigos o un romántico tratamiento de spa… La cuestión es que te olvides de tus preocupaciones.

Dieta para el grupo sanguíneo B

Su tipo de sangre es bastante raro: en torno al 9% de la población. Según el autor de la dieta vinculada al grupo sanguíneo, al igual que los del grupo A, estarías sujeto a los efectos nocivos del estrés ya sea que te haga subir de peso o adelgazar demasiado. Una observación que, sin embargo, es válida para muchos temas …

Si hace dieta por grupo sanguíneo, estos son los alimentos recomendados para las personas con el grupo B

A diferencia de la mayoría de los otros grupos sanguíneos, tendría la suerte de tolerar bien la lactosa, por lo que puede consumir productos lácteos sin miedo. Dicho esto, sin embargo, no se debe abusar con los quesos demasiado ricos en lactosa: tenderá a ganar peso.

– Tu cuerpo asimila fácilmente todos los alimentos: carne, pescado, productos lácteos, legumbres, oleaginosas, cereales, frutas y verduras. ¡Afortunad@!

– Aceite de oliva

Y aquí están los alimentos “malos” para el grupo B en caso de dieta por grupo sanguíneo

– La soja y sus derivados

– Aunque pueda parecer extraño, prefiere la harina blanca a la harina integral: te funciona mejor.

– Ciertas verduras como aceitunas, alcachofas, calabaza, tomates

– Frutas exóticas

Consejos para bajar de peso más rápido si estás en el grupo B

Asegúrate de comer una buena fuente de proteínas con muchas verduras y un poco de cereales en cada comida.

Dieta para el grupo sanguíneo AB

Según los seguidores de esta dieta, tienes suerte con el concepto de dietas de grupos sanguíneos. Muy en minoría dentro de la población (solo el 3% de los individuos), tienen las ventajas de los grupos A y B. Claramente, podrías consumir casi todo sin restricciones. Mientras escuches a tu cuerpo…

Alimentos buenos y malos para el grupo AB

Elija fuentes de proteínas de fácil digestión, como legumbres, soja y pescado, y limite el consumo de carnes grasas. También moderar los productos lácteos, u optar por los fermentados. Además, coma verduras con la mayor frecuencia posible.

Consejos para adelgazar más rápido si estás en el grupo B

Considera dividir tus comidas para asimilarlas bien y respetar su regularidad. Es mejor comer menos, pero con más frecuencia. Otro consejo: déjate llevar por las frutas y las algas Kelp (algas ricas en yodo), ¡son tus mejores amigas!

¿Deberíamos creernos la dieta del grupo sanguíneo?

En 2014, un estudio en inglés publicado en la muy seria PLoS Journal y realizado por investigadores canadienses de la Universidad de Toronto invalidaba la teoría de Peter D’Adamo, mostrando que no aparecía un vínculo entre la dieta y el comportamiento según el tipo de sangre. El famoso naturópata lo niega, pero la evidencia científica sigue siendo insuficiente para respaldar su teoría.

Saber que la mejor forma de estabilizar un peso razonable, que nos conviene, es adoptar un estilo de vida saludable, equilibrado, variando la ingesta nutricional y combinada con la actividad física con el fin de gastar tanta energía como la ingerimos.

Deja una respuesta