¿Cuál es el mejor colchón para el dolor de la espalda?

La importancia de un buen colchón muchas veces se subestima. Pero, si pensamos en que pasamos un tercio del día durmiendo nos damos cuenta de la importancia de tener un buen colchón sobre el que descansar. Quizás sea un factor a tener en cuenta si además tenemos atendemos a la tendencia que están tomando los trabajos desde el comienzo de la pandemia. La tecnologización y el teletrabajo se han ido imponiendo y, con ello ha llegado el sedentarismo. Ahora comienza a ser más habitual pasar más horas en casa, trabajando en una silla, reduciendo el ejercicio diario y acumulando estrés que se traduce en tensiones musculares. 

Estas reestructuraciones laborales añadidas a un ritmo acelerado de vida no es raro que ocasione dolores musculares o problemas de espalda. Esto pone sobre la mesa, volviendo a nuestro tema, la importancia de garantizar un descanso de calidad. Por ello, a la hora de elegir el colchón que mejor se adecue a tus necesidades y gustos, resulta fundamental recurrir a una tienda de descanso especializada que pueda aconsejarte en este delicado tema. Por eso, a continuación le ofrecemos algunos consejos para elegir el mejor colchón para su descanso. 

1. Firmeza

Algo importante es que el colchón no sea ni demasiado blando, ni demasiado duro. La razón es que si sufres de dolores de espalda y durante la noche te mueves mucho, terminarás despertándose varias veces por la noche. el cuerpo necesita una firmeza ergonómica, esto es, que se adapte al cuerpo pero sin permitirle estar como quiera.  

2. Confort

El confort está relacionado con la suavidad y el apoyo. Es importante la primera impresión (¿qué nos parece su suavidad?) y, más importante aún, la segunda impresión en la que hay que ver si las partes del cuerpo están bien apoyadas. Por ello, el confort del colchón termina decidiéndose mucho en el grosor del colchón (cuanto mayor sea su densidad, mejor absorberá los golpes). 

3. Regulación de temperatura

Se trata de un punto en el que no solemos detenernos a pensar pero que está muy relacionado con un buen descanso de la espalda. El colchón que elija deberá tener una buena regulación de la temperatura del cuerpo. Con mucho calor, las zonas doloridas se alteran. Si hace frío, los temblores harán que el dolor aumente. 

4. Dimensiones correctas

A la hora de hablar de tamaños, lo más aconsejable es no elegir un colchón demasiado pequeño. A partir de 160 es lo recomendable. Sin embargo, si duerme en pareja o es de moverse mucho, los expertos recomiendan más un colchón de 180.

5. El material

El material es un factor fundamental a tener en cuenta. Los mejores colchones se encuentran compuestos por materiales sintéticos que sirven, entre otras cosas, para que las personas con alergias descansen mejor. Además de ello, estos materiales contribuyen a una buena ventilación. 

6. Los muelles

Hay tres tipos de muelles: los bicónicos (que ofrecen un soporte dinámico a aquellos que se mueven mucho), los multispiros (que dan una sensación de apoyo uniforme) y los ensacados que permiten que dos personas duerman en una misma cama de forma independiente. 

7. La espuma

La espuma más utilizada en los mejores colchones actuales es la de poliuretano. Ésta ofrece una espuma modular que, gracias a su sistema de panal, facilita los puntos de contacto del cuerpo con el colchón. Se trata de una espuma que se considera que tiene memoria, esto es, que termina adaptándose al cuerpo dependiendo de la temperatura: si hace calor el colchón se ablandará y, por el contrario, si hace frío, se endurecerá. Para facilitar una correcta ventilación, una temperatura adecuada y un descanso ergonómico a su espalda.

8. Entonces, ¿qué colchón comprar para el dolor de espalda? 

Uno de los colchones que más ha revolucionado el mercado de productos de descanso en los últimos tiempos es el colchon para el dolor de espalda Kyro. Se trata del colchón ideal para aquellos que desean prevenir dolores de espalda. Lo que garantiza esta eficiencia son sus siete zonas ergonómicas que permiten que el cuerpo se adapte de manera integral al colchón. 

Este colchón dota a la curvatura propia de la espalda una superficie de apoyo específico para cada zona. Así la columna reposa adecuadamente y facilita la descompresión de los discos intervertebrales. De esta manera se mejora la circulación y la relajación muscular y se evita, por su tejido el efecto de las cargas eléctricas negativas que tanto tensan el cuerpo. Además, algo que diferencia el colchón Kyro de otros es que al no generar presión se logra una adaptación de la temperatura óptima. 

En definitiva, aunque todos estos sean los consejos técnicos que se deben dar, no debemos olvidar otro aspecto fundamental a la hora de elegir un buen colchón: el gusto. A veces parece que es algo que dejamos de lado para atender sólo nuestras necesidades pero hay que entender que dentro de los márgenes que hemos dado para elegir colchón hay grandes posibilidades para satisfacer tus preferencias. Al fin y al cabo, cada colchón, cada espalda y cada persona son un mundo. 

Deja una respuesta