Alejandro Sanz une a los principales grupos pop en un concierto único

El artista reunió a 50.000 personas en el Calderón durante una velada algo desigual.

Hoy, el mayor del pop español se arrodilló y vocalizó frente a uno de sus pilares indiscutibles, Alejandro Sanz, y frente al bestseller nacional, «Más» (1997), el del corazón «partío», que no se rompió, recompuso. 20 años después para cantarlo íntegro en una celebración un tanto injusta.

Solo la amenaza de lluvia dio un respiro al cantante, que tuvo que afrontar un gran retraso, problemas en la retransmisión del evento por «streaming», en los accesos por entradas falsas o duplicadas y con una producción mal concebida, quién sabe si como una maldición asociada a este máximo extendido que sus canciones solo pueden cantarlas ellas mismas.

Alejandro Sanz se rodea de amigos como Malú, Pablo Alborán, Miguel Bosé o Laura Pausini.

Finalmente, han pasado dos horas y media desde el singular concierto ‘Más es más’. Fueron 25 canciones y casi tantos artistas como Juan Luis Guerra, Juanes, Pablo Alborán, Malú, Manuel Carrasco, Laura Pausini o Miguel Bosé, todos reunidos en el estadio Vicente Calderón frente a las más de 50.000 personas que vendieron en media hora, última en ocuparlo antes de su demolición.

Un estadio que, en los minutos anteriores, rugió por el simple hecho de escuchar su música de fondo o ver imágenes guardadas desde sus inicios, cuando en 1991 creó “Viviendo rapisa” y se subió a una galería de 25 millones de copias vendidas en todo el mundo, 20 Premios Grammy Latinos y 3 Grammys.

Un estadio que también sonaba 40 minutos después del inicio del evento, posiblemente por el fracaso de la transmisión para miles de personas que pagaron para ver el evento desde sus casas, mientras que las noticias del l Afuera llegaron cientos de otras personas indignadas por entradas falsas o duplicadas, según El Mundo.

A las 22:15 horas, finalmente, este chico de Moratalaz que estaba tocando canciones «en el puente de Etoile» y que asistía a un concierto de los Rolling Stones en este recinto, soñando que un día estaría en su lugar, atacó por segunda vez. la orilla del Manzanares, oculta por gafas de sol.

Dos docenas de músicos para que todo parezca perfecto

«Mi nombre es Alejandro Sanz, nací en Madrid y crecí en medio mundo, no tenía mejor plan para hoy que cantar para ti durante los próximos 20 años», dijo en sus primeras palabras frente a la audiencia de un concierto que se empezó a planificar hace un año.

Entre los mejores, el esfuerzo lo demostró precisamente al poner en marcha este espectáculo tan complejo y único en el que, además de atraer a tantas estrellas, subió al escenario un grupo de veinte músicos, los de su grupo actual y los que desfilaron “Más”. Hace dos décadas, para colorear cualquier espacio sonoro disponible del altavoz con cuerdas, metales, percusión y voces.

Pero Dani Martín pagó el precio por ser el primero en acompañarlo y su micrófono no quiso funcionar bien cuando abrió fuego con “Hoy que no estás”, en un repertorio que combinaba temas de “Más”, canciones de otros discos. y composiciones que dio a diferentes artistas.

En este orden, Pablo López («Aquello que me diste», con imágenes borrosas), Laura Pausini («La fuerza del corazón»), Antonio Carmona («Para que tú no llores»), Juanes («Quisiera ser»), Malú (“Aprendiz”, en versión soul) y Miguel Poveda (“Siempre es de noche”) han estado ahí.

Las pantallas gigantes también causaron problemas

“No se ve”, protestaba gran parte del público al unísono, indignado porque ninguna de las cinco pantallas ofrecía imágenes de los artistas en escena. Antonio Orozco, efectivamente, debió de adivinarse cuando interpretó «La margarita dijo no» entre un mar de niños con diferentes banderas, incluido el arcoíris del Orgullo Gay, hasta «Buscando el paraíso», acompañado de un miembro de su grupo ofreció de nuevo primeros planos.

Pastora Soler, una de las más talentosas, se ha hecho cargo de los extravagantes dúos con ‘Si hay Dios’, para dar paso a Pablo Alborán y, con él, al gran encuentro de los dos titanes de la música actual en España. Juntos cantaron con sabor andaluz ‘El alma alma al aire’, ‘Regálame la silla donde te esperé’ y ‘Hoy llueve, hoy duele’.

Con Pisando Fuerte se acabó el concierto y las noches de música en el Calderón.

Juan Luis Guerra se hizo cargo de ‘Desde cuándo’, Jesse & Joy de ‘Yo no soy una de esas’ y Niña Pastori de ‘Cuando nadie me ve’ y ‘Cai’, en una bella y emocionante interpretación de piano, mientras que en ‘Y , ¿Si fuera ella ‘recurrió a la voz dúctil de David Bisbal y para Manuel Carrasco hizo’ Ese último momento ‘.

Solo al timón, Sanz le dio a su gente algunas canciones más, vea ‘Yo te traigo…. 20 años ‘,’ ¿Lo ves? ‘,’ No es lo mismo ‘,’ No es lo mismo ‘y, finalmente,’ Pisando fuerte ‘, entre un mar de confeti y fuegos artificiales que se despidieron no solo en el concierto, pero también en el escenario de tantas noches gloriosas de música tardía como esta.

Deja una respuesta